Entradas

1461 y contando

Imagen
He escuchado de varias fuentes que vivimos micro-ciclos que nos permiten mirar atrás y pensar en todo lo construido. Dar pasos en lugares que ya hemos recorrido como el inicio de una aventura particular de nuestra vida, nos hace vibrar de forma diferente. Un gran amigo me dijo una vez, en una reflexión de equipo cerrando un programa de campamento y después de horas sin dormir, comentó que los ciclos no se cierran, que jamás lo hacen, que todo es de un continuo andar, porque a la final cada acción siempre nos construye y nos lleva a otros destinos, que después de esa noche él seguía siendo y construyendo, y que por lo tanto si el campamento acababa no significaba que su ciclo se había cerrado, y ahora que lo pienso con detenimiento, así ha sido desde que pisé el Hotel Villa Mónaco como Director de Campamento del programa Camp ACCESS 2012 y 2014 en alianza entre el Centro Colombo Americano de Pereira y la YMCA Colombia.

Volvemos a escribir

Retomar hábitos cuando se tenía el ímpetu creado por el momento suele ser complejo. Rodearse de las personas indicadas es un reto que a medida que avanzamos vamos perfeccionando con filigrana. He querido volver a escribir, aunque por los afanes de la vida y por asuntos ajenos a mi voluntad no he podido, o más bien, no he querido.

Volver a escribir es fácil, publicar sin embargo se convierte en un juego de azar determinado por los ánimos del momento; y es ahí, en donde poco a poco vamos lanzando los dados. Han pasado los años, pero como determinación del nuevo año, es importante volver a escribir, volver a divulgar a viva voz los pensamientos reflexionados al café de las 3:00 pm.

Gracias por estar ahí, gracias por querer leer, al visitante desconocido que quizás estas palabras puedan dar un aliento para encontrar un camino mejor, al visitante conocido que entiende mis propósitos. Si de algo sirven estas palabras, será para construir una historia que ya alguien más ha recorrido, pero qu…

Detente

Ahora te levantas, con la sesión de construir casas para tus carros de juguete, con la alegría de romperte los pantalones contra el asfalto y de almorzar con las manos sucias. Sientes tu respiración agitada porque piensas que ya se acabó, piensas que ya es pasado, piensas que no es necesario, que eres diferente, porque creciste. Hoy, al igual que mañana y pasado mañana, te hago una invitación. Abre la puerta para pasar nuevamente muchas horas bajo el sol y la luna, con los bolsillos llenos de ilusiones, con tus pulmones llenos a pasto recién cortado, con tus zapatos rotos y mal amarrados, con tus manos llenas de ilusiones. Así que corre como nunca lo has hecho, grita hasta quedarte sin voz, juega al vaivén del viento, vive las mañanas y las noches riéndote a carcajadas, sueña que para ser niño de nuevo lo único que necesitas es de ti mismo ¿estás listo para abrir las puertas?

Historia, pasiones y sueños

"Comprender y reflexionar sobre el fenómeno histórico, social y económico de nuestra educación, que sigue anclada en su mayoría en modelos poco contextualizados y desmotivadores, es el primer paso para generar grandes cambios que tomen ventaja de los sueños y pasiones de la gente"

Juanhokuten

La ironía del liderazgo

Imagen
Nos encontramos en un mundo donde el liderazgo, el trabajo en equipo y la comunicación se vuelven un eje transversal en la vida cotidiana de una generación que está tomando las riendas de cada nación del globo. El liderazgo está tomando una posición tan importante y evidente que hay una saturación interesante en las redes sociales que nos motiva a cumplir nuestros sueños, a luchar por nuestros objetivos, a equivocarnos cuantas veces sea necesario y ser dueños de nuestro propio destino. Sin embargo, cuando tratamos de aplicar estos postulados a nuestra realidad nos sentimos descompensados porque nos convencen de que el liderazgo no hace parte de nuestra vida, que debemos seguir un patrón establecido y hacer lo mismo que todos han hecho por décadas.
Esto me hace pensar en la misma ironía de nuestra educación, si bien el foco siempre ha sido gestado por el tradicionalismo caduco que nos dejó la era industrial como fenómeno económico y social, debemos empezar por reconocer que los “lí…

Viajar y Vivir

Imagen

¡El llamado!

El siguiente texto fue parte de la conclusión arrojada después de la ponencia "Drama y Enseñanza del Inglés: Un acercamiento al aprendizaje integral" en la Segunda Convención de Jóvenes Líderes y Ex-becarios de Programas Estadounidenses" en la Envigado .

"El llamado está hecho para experimentar y arriesgarse con nuevos elementos dentro del salón de clase. Tengamos en cuenta que todos, en especial los niños, somos dramáticos por naturaleza... que nos equivocamos al aprender; por algo el lápiz tiene un borrador" - Juanhokuten